El "Camino" a la CONVERSIÓN

"Reflexiones"relacionadas a

  EL CAMINO A LA CONVERSIÓN
(continuación)

 

Oración ~~ Ven Espiritu de Amor!  
¡Ven y
transforma los corazónes de tu pueblo!  ¡Apresúrate, para que finalmente podamos "ver" un nuevo cielo y tierra!"


El Llamado Universal a la Santidad

Jesús nos dice, "Sean Santos, porque Yo el Señor, tu Dios, es Santo." (Levítico 19:2) 

Conversión es el comienzo de un largo viaje a la Santidad. 

Nuestro amado Papa y su Obispos nos recuerdan amorózamente que todos somos hijos de Dios y que somos llamados a la SANTIDAD. 

A la vés que una verdadera conversión de nuestras mentes y corazones tome lugar, comenzaremos el viaje hacia Dios, quien es Santo.  En este viaje a la santidad,
JESÚS ES NUESTRO MODELO.

Porque Él es AMOR, Y
¡El CORAZÓN DE LA SANTIDAD ES AMOR!
 

Através del dar de  nosotros a otros, imitamos a Jesús.  Jesús prestó atención a las necesidades de los emfermos, cojos, pobres, y necesitados.  Nosotros como Cristianos se nos pide que sigamos los pasos de Jesús, ayudando a otros.

¡Cuando ayudamos a otros y lo hacemos con amor incondicional, imitamos a Jesús!   Este amor podría ser al punto de dar nuestras vidas por otros. 

Nuestra Señora de Guadalupe nos recuerda que su Hijo Jesùs es "...el Camino, la Verdad y la vida." (Juán 14:6)

A la vés que ella nos lleva a su Hijo, nos dice,  "¡Jesús es el único y solo "camino"
 que nos lleva a la santidad!"

Para que así podamos comenzar a "conocerlo" , tenemos que leer sus palabras en la Sagrada Escritura.
Después de orar y reflexionar, sériamente en Sus palabras, piensa en lo que nos dice.  Haciendo esto alimentamos nuestros corazones y nuestras almas. 

Nuestro Santo Padre gentílmente recuerda a nuesros sacerdotes que esta misma práctica tiene que ser parte básica en  la preparación de sus omilías.  No es sólo importante el presentar e interpretar con presición las lecturas, sino es de grán ayuda el hacerlo de manera que las palabras sean entendidas por los feligreses.  En Mateo Capítulo 24, verso 35, Jesús nos dice, "El Cielo y la Tierra pasarán, pero, pero Mi palabra no pasará."

 

Penitencia y Reconciliación

Verdadera conversión en nuestros corazones y mentes significa "...abandonar nuestros pensamientos y acciones "mundanas" y reemplasándolas con unas maneras más Cristianas de pensar y actuar. 

De esta manera, nuestra persona cambia totálmente por lo mejor.

La "vieja" vida tiene que morir y renacer.
 Cuando somos "renovados" nos convertimos en seguidores y conocedores de Cristo.

Conocer y amar a Dios es conocer y amar a la humanidad.

Para que esto suceda, primero tenemos que reconciliarnos con Dios.  

Podemos hacer esto através del Sacramento de la Reconciliación.  

PRIMERO, recordemos siempre de recivir este sacramento con el apropiado estado mental cual es teniendo pena.  Tenemos que entender que somos débiles, e inperfectos seres humanos y que necesitamos la gracia de este sacramento para ayudarnos a superar nuestras debilidades humanas y pecados.  

SEGUNDO, tenemos que acercarnos a este sacramento con con una firme resolución a cambiar y ser una mejor persona.  Esto quiere decir con humildad y de corazón.  De esta manera, reciviremos el sacramento con el deseo de mejorar nuestra vida espiritual.  

Aquí podemos pedir a Dios por el perdón de nuestros pecados y Él nos da la gracia para crecer en santidad. 

Si buscamos el perdón de Dios, tenemos también que perdonar a nuestros hemanos y hermanas.  Acordémonos que tenemos que imitar a Cristo.  

Él perdonó pecadores y los soldados que lo crusificaron. Sus palabras fueron, "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen." (Lucas 23:34) 

 

¡PERDONAR ES AMAR!

El Santo Padre piensa que existe una crisis encuanto al Sacramento de la Reconciliación. Él está preocupado por el hecho de que hoy en día menos personas están reciviendo  los beneficios del amor micericordiozo  y la gracia de este  sacramento.

Para remediar esta crisis, él pide a los sacerdotes que den suficiente tiempo al escuchar las confesiones Y pide a nuestros sacerdotes que continuen invitando la feligrecía a participar en este sacramento  de amor.  

Gentílmente él recuerda a los sacerdotes que ellos mismos necesitan recordar el recivir este regalo especial de gracia y amor. 

La Iglesia Católica está "...llamada a ser...símbolo vivo de unidad" con nuestros hermanos y hermanas através del mundo porque es la Iglesia Católica quien da la bienvenida a "...todas las naciones, tribus, y personas con distintas lenguas..."  (Revelación 7:9)  Es un hecho el que el Continente Americano representa varias maneras étnicas, culturales, y económicas de vida.  Es la obligación de LA IGLESIA EN AMÉRICA el unir a las personas de diferentes iglesias.  Es muy importante que la LA IGLESIA EN AMÉRICA sea  primero, "un símbolo vivo de reconciliacion, hermandad y amor.  Segundo, un llamado de solidaridad y tercero, siempre "...testigo presente en varios sistemas  políticos, económicos, y sociales."

¡ESTO ES LO QUE UNIRÁ A LAS PERSONAS DEL MUNDO!

 

PARA TERMINAR  ~~

CONVERSIÓN es uin proceso continuo en busqueda de perfección en ¡los caminos de Dios!

Como Cristianos Católicos estamos llamados a caminar "el camino" a la conversión para fortalecer nuestra y amor por Jesucristo. 

Esta conversión tien que ser parte de nuestro diario vivir. 

Tenemos que imitar a Jesús para poder vivir una vida en SANTIDAD Y AMOR. 

Tenemos que estar unidos con nuestro Papa, Obispos y Sacerdotes para que así se forme una solidaridad fuerte entre el pueblo de América! 

De esta manera podremos superar las divisiones que ahora separan a varias personas en este grán continente.  Unidos estamos bajo la luz, santidad, y amor de Dios.  Divididos caemos bajo el pecado y la oscuridad.

¡Caminando bajo Su "luz" encontramos nuestro camino y la verdad!

 Escojamos la luz, y como apóstoles de la "NUEVA" Evangelización insistamos y ayudemos aquellos que viven en la oscuridad para que así puedan
 "CONOCER" Lo que es
¡AMOR,
SANTIDAD,

Y A
DIOS
!