¡Sí!, El tío de Juan Diego fué ~~ curado

Pero el acontecimiento histórico que ocurrió más adelante ese día, martes, 12 de diciembre de 1531, fué responsable por la " transformación " del continenete americano y de la historia humana.

La india princesa mandó a Juan Diego a subir a la cima de una colina llamada Tepeyac y dijo, "Sube, hijo mío el menor al la cumbre del cerrillo, a donde me viste y te dí ordenes; allí verás que hay variadas flores:  córtalas, reúnelas, ponlas todas juntas; luego baja aquí; traélas aquí, a mi presensia."                                                                                (de la Nican Mopohua)

Obediéntemente, Juan Diego subió rápidamente a la colina. Cuando él alcanzó la cima, sus animados pasos lentamente se reducieron a una parada completa. Allí vió flores hermosas incluyendo rosas castellanas, de España, cubriendo la tierra rocosa y congelada. Él pensó en ese momento, " nunca he visto ni olido cosa tan hermoso en mi vida entera." Cada flor brillaba bajo el sol de la mañana y los petalos reflejaban el rocío. El dulce aroma de las flores en multicolores casi lo puso en un trance. Después de algunos momentos, él se compuso, abrió su grueso capote como un delantal grande, y procedió a recolectar las flores con los colores del arco iris. Colocó cada una suavemente en su capote. Entonces, descendió cuidadosamente la ladera escarpada para mostrárcelas a la Señora.

La Madre de Dios sonrió a su sirviente y con gran cuidado, arregló las flores en el capote con sus propias manos. Mientras ella lo hacia dijo, "Mi hijito menor, estas diversas flores son la prueba, la señal que llevarás al obispo; de mi parte le dirás que vea en ellas mi deseo y que por ello realice mi querer, mi voluntad.  Y tú... Tú que eres mi mensajero... en tí absolutamente se deposita la confianza; y mucho te mando con rigor que nada mas a solas, en la presencia del obispo, extiendas tu ayate {capote}, y le enseñes lo que llevas.  Y le contaras todo puntualmente, le dirás que te mandé que subieras a la cumbre del cerrito a cortar flores, y cada cosa que viste y admiraste, para que puedas convecer al gobernante sacerdote, para que luego ponga lo que esta de su parte para que se haga, se levante mi templo que le he pedido."     
                        (
de la Nican Mopohua)

Sujetando suávemente los extremos del capote contra su pecho, el humilde servidor de la Señora Hermosa caminó lentamente mientras bajaba la cuesta escarpada de la ladera, cuidándose de no machacar las delicadas flores.

Cuando Juan Diego llegó a la casa del obispo, sus ayudantes desearon saber lo que él llevaba y lo amenazaron con utilizar la fuerza para descubrir lo que protegía tan cuidadosamente. Juan Diego abrió renuéntemente el capote para que pudieran tener una ojeada minúscula. Abrumados por su belleza y aroma, intentaron tomar las flores, pero al intentarlo, las flores parecían " derretirse " en la tela del capote.

Después de atestiguar este sorprendente suceso, los ayudantes llevaron rápidamente a Juan Diego ante la presencia del obispo que estaba en junta con gente importante de la ciudad. Por tercera vez, Juan Diego relató los acontecimientos que le habían ocurrido a él desde el 9 de diciembre. Juan Diego procedió y dijo, " su excelencia, obedecí sus instrucciones. Muy temprano esta mañana, la Señora Celestial me dijo que viniera a verle otra vez con la muestra que usted solicitó y cuál ella había prometido darme. Ella me pidio que subiera a la cima de la colina donde la había visto previamente, para escoger unas flores que crecían allí. Sabía absolutamente bien que la cumbre de la colina no era ningún lugar para que flores crezcan, especialmente en esta época del año, pero no dudé su palabra. Cuando alcancé la cima, me asombré al verme rodeada por tantas flores hermosas, todas brillando con las gotas del rocío. Recogí tantas flores como pude cargar y se las llevé a ella. Ella las arregló con sus propias manos y las puso nuevamente dentro de mi toldo para que se las trajera a usted. Aquí están." En ese momento, soltó las puntas del toldo y dijo,


"Contemple y reciba estas flores." Las flores y las rosas castellanas calleron al suelo en una cascada de colores y de fragancia.


¡El cuarto se llenó de silencio! Los ojos del obispo ensanchados mientras contemplaba el milagro exacta el cual él había estado rogando previamente, ~ ¡por flores nativas de su España!

¡Cada uno los ojos de los presentes estaba clavado en el toldo! ¡Estaban en asombro y sin habla!

Milagrósamente imprimida en el capote estaba la imagen a tamaño natural de la ~ Señora Celestial ~ La divina princesa ~ La Madre de Dios bañada en su gloriosa luz!

Cada uno de los presentes en el cuarto se arrodilló inmediátamente con reverencia. Después de reconocer el milagro que acababa de ocurrir ante sus ojos, doblaron sus cabezas con extrema humility y devoción.

En su presencia estaba la imagen de:

¡LA MUJER VESTIDA CON EL SOL
Y CON LA LUNA BAJO SUS PIES!